Spanish Basque Catalan Dutch English French Galician German Italian Korean Portuguese
Albergue de peregrinos Ave Fenix

Albergue de peregrinos Ave Fenix

0.0/5 Rating (0 votos)
Década de los 70
Uno de los nietos, Jesús, que crece entre peregrinos y que sigue viviendo en la casa familiar y ya formada su propia familia, continúa la tradición de dar posada al peregrino.
 
Jesús Arias Jato, que por entonces era camionero, ve como peligra la tradición familiar de recogida de peregrinos por falta de espacio y queriendo continuar con esa tarea adquiere el ruinoso solar del Hospital de San Lazaro y levanta un invernadero, en el que ocupa la mitad para criar plantas y la mitad para alojamiento de peregrinos. Los atiende con la ayuda de su esposa e hijas, que como él crecen atendiendo peregrinos.
 
Fueron siete los primeros peregrinos alojados, un sacerdote y seis seminaristas, para los que no hubo colchón, ni colchoneta, ni litera, ni siquiera paja para el suelo. Su primera noche la pasaron sobre viejas mantas de envolver muebles, sobre semilla de berza seca, sobre hoja de mazorca de maíz. Si echaron de menos las comodidades habituales, fueron suficientemente generosos y agradecidos como para despedirse con un abrazo, una sonrisa y un ¡Gracias! Cundió la voz sobre la existencia de un albergue de peregrinos en Villafranca, y no hizo falta más. A partir de esta primera y precaria experiencia, el número de peregrinos creció, creció mes tras mes. Creció tanto que hubo que montar otro invernadero mas.
 

Compártelo en las redes sociales